El Océano de la Información
 
 
  

Espacio Publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

 
     
 

¿QUÉ TAN ECOLÓGICA ES TU VIDA SEXUAL?

  Piensa en esas rosas tan bonitas de San Valentín, y en el costo medioambiental de cultivarlas y las emisiones de dióxido de carbono que costó traerlas desde tierras lejanas.
 
¿Y qué hay de esos condones usados, tirados por el retrete y que viajan por cañerías que quizá contaminen el océano?
 
Si no se te ha ocurrido pensar en una vida sostenible entre las sábanas, siguen siendo un "TOTAL NEÓFITO MEDIOAMBIENTAL", según la autora Stefanie Iris Weiss.
 
Pero la ayuda está en camino, con el nuevo libro "Eco-Sex" de Weiss, que no pasa nada por alto en su misión de poner el dormitorio en la vanguardia de la batalla para salvar el planeta.
 
"Siempre he querido escribir un libro sobre sexo. Soy una ecologista muy comprometida, y llevo 20 años siendo vegetariana. Vi un hueco en el mercado y no podía creer que nadie hubiera escrito sobre este tema", afirmó.
 
"Eco-Sex" llegará a las estanterías estadounidenses el 31 de marzo, por cortesía de la editoria Ten Speed Press.

Desde juguetes sexuales de cuerda o con manivela (y páginas web sobre dónde reciclar los viejos dispositivos a pilas) a ropa interior sana y ecológica (de bambú) o páginas de contactos para guerreros ecologistas, "Eco-Sex" pretende mostrar a los lectores cómo reducir las emisiones contaminantes de su vida amorosa, y divertirse mientras lo hacen.

EXPERIENCIA REAL

Weiss, que dice que ha probado o evaluado todo lo que aparece en el libro, entrevistó a cocineros de comida cruda para obtener recetas de platos afrodisiacos para dos, sugiere la cita ecológica ideal (dar un paseo en bicicleta) y recomienda colchones de látex natural (pero advierte que botan menos que los fabricados de materiales elásticos, rollos y espuma sintética).

La autora encuentra cosméticos orgánicos o naturales,
condones fabricados con látex que también son biodegradables y recursos para encontrar
joyería ecológica, porque ni los diamantes ni el oro son el mejor amigo de ninguna chica ecologista que se precie.

  DE CLICK EN LA IMAGEN PARA MAS INFORMACION (CLICK IN THE IMAGE TO MORE INFORMATION) DE CLICK EN LA IMAGEN PARA AGRANDAR (CLICK IN THE IMAGE TO ENLARGE)  

"En mi vida me había divertido tanto investigando para un libro", afirmó Weiss que admitió que algunos se reirán del concepto de ecosexo.

En cuanto a las flores,
el auténtico ecosexual las cultiva en su jardín, o al menos las compra en su zona de un mercado de agricultores.

"Lo primero que puede hacer la gente para ser un ecosexual es
tener menos hijos, o ninguno en absoluto", aseguró Weiss, que no tiene hijos.

Si parece escandaloso, piensa en que se calcula que
el 90 por ciento de los pañales vendidos cada año terminan en vertederos. O en cómo las emisiones de una persona más superan de lejos todo lo que ahorran las bombillas de bajo consumo que tengas instaladas.

   
LOS ECOSEXUALES LAS CULTIVAN EN SU JARDÍN

TENER MENOS HIJOS

DE CLICK EN EL NOMBRE PARA MAS INFORMACION (CLICK IN THE NAME FOR MORE INFORMATION)

PAÑALES DESECHABLES

DE CLICK EN EL NOMBRE PARA MAS INFORMACION (CLICK IN THE NAME FOR MORE INFORMATION)

 

 

Resulta curioso que una mentalidad que se las ingenia para hacernos llegar los yogures con el menor número de conservantes posible, haya maquinado todo tipo de medios artificiales para controlar la fertilidad de las mujeres.

¡Viva lo ecológico! Si hay algo que hoy valoramos todos es el grado de naturalidad de las cosas. Los ingredientes de los alimentos, su cultivo biológico, el tejido con que se fabrican las prendas de vestir, la materia prima de los artículos de papelería y oficina… todo se considera mejor si proviene directamente de las manos de la madre naturaleza, hasta propiciar un rechazo a priori de todo lo “artificial” y lo “sucedáneo”.

El preservativo, la píldora anticonceptiva, la polémica RU-486, el Norplant, el DIU, los espermicidas, etc., gozan de una extraordinaria popularidad. Y la esterilización artificial ostenta nada menos que el primer lugar entre los métodos anticonceptivos utilizados en Estados Unidos.

La publicidad y las campañas de control de la natalidad los presentan como los únicos capaces de garantizar un control seguro de la fertilidad. Eslóganes tan pegadizos como “Póntelo-pónselo”, “Ama sin riesgos”, “Controla tu amor” y otros, a menudo subvencionados con dinero de los propios Estados o de organizaciones internacionales, hacen creer al común de los mortales que los medios artificiales son el único camino para asegurar el sexo sin embarazo. Vista así, la fertilidad se convierte en una enfermedad peligrosa que ha de ser tratada con poderosos fármacos. Y así llega la paradoja; la misma sociedad que sacraliza la naturaleza reniega de su principal fuente y continuadora, que es la vida.

La mención de los efectos secundarios de estos productos es prácticamente nula.

Sin embargo, cada vez son más las investigaciones que demuestran la relación entre el uso de la píldora, el cáncer de mama y la trombosis cerebral. Semejantes efectos se han registrado también cuando se aplica la inyección anticonceptiva. Es notable el silenciamiento de los efectos abortivos de muchos de los medios utilizados comúnmente para prevenir el embarazo: el Norplant, las inyecciones, el DIU, o la así conocida “píldora del día después”, así como el riesgo de la pérdida definitiva de la fertilidad. Por último, se presentan como cómodos y fáciles de usar y no se habla de las molestias producidas por ellos como son las náuseas, migrañas, tensión, dolores, aumento o pérdida de peso y fuertes disfunciones menstruales, o su porcentaje de fallo. De hecho, el “sexo seguro” es el menos seguro de los sexos…

Entonces, ¿cómo controlar la natalidad? El medio escogido ha de ser “seguro, barato, fácilmente reversible, fácil de usar, sin efectos secundarios, que prevenga el embarazo y que sea adecuado para todas las parejas en todos los momentos de su vida”. Quienes se benefician económicamente de la formidable industria de la anticoncepción jamás hablarán de un medio que cumple todos estos requisitos y que, además, es totalmente natural y gratuito. Se trata del método Billings o “Método de la ovulación”, y se basa en el conocimiento, por la pareja, de su cuerpo y su fertilidad.

La mujer sólo es fértil en unos cuantos días (entre 1 y 3, dependiendo de la mujer) previos y posteriores a la ovulación: un total de 4 ó 5 días a lo largo de su ciclo menstrual. Basta con que aprenda a observarse para reconocer los síntomas de la ovulación, y estar cierta de si se encuentra en un día fecundo. Para lograr este conocimiento, existen cursos y libros que enseñan a la mujer a interpretar sus propias señales corporales. Si quiere evitar el embarazo, la pareja se abstiene de las relaciones sexuales durante estos días del mes. De esta forma, ejercen un control natural de su fertilidad. El método es tan efectivo como los medios anticonceptivos artificiales, y mucho más sano.

Como todo lo genuino, utilizar el método natural cuando hay razones para hacerlo ayuda a la vida de pareja. El hombre aprende a conocer y respetar el cuerpo de la mujer, acompañándola a lo largo de su ciclo. Se expresan su amor mutuo cuando tienen relaciones y cuando no las tienen, porque también en ese momento se aceptan totalmente con todas sus potencias y capacidades.

Decía el psiquiatra Victor Frankl que “El amor no se entiende como un efecto colateral del sexo, sino que el sexo es una manera de expresar la experiencia de esa unión definitiva que se llama amor”. Otro psiquiatra, Enrique Rojas, afirma que “El acto sexual es auténtico si es simultáneamente físico, psicológico y espiritual”. El método natural de control de la natalidad se presenta como el medio más capaz de integrar estas tres dimensiones, porque supone un control y una opción responsable por parte de los dos.

Si sólo compras tejidos naturales, consumes frutas y verduras biológicas, prefieres las infusiones a las aspirinas, evitas los conservantes y colorantes, reciclas tu basura, utilizas desodorante sin clorofluorocarbonos, odias el tabaco, haces deporte…, pero introduces en tu cuerpo artefactos, geles y espumas, sazonados con poderosos complejos hormonales, puede que tengas un concepto un poco pobre de lo que significa respetar la naturaleza.

 

  La tienda en línea de Azull y Amazon.com ¡¡ más de 1000 productos que marcarán un estilo de vida diferente !!
  The on-line store of Azull and Amazon.com ¡¡ more than 1000 products that will mark a different lifestyle !!

TE GUSTA LA PUBLICACION, RECOMIENDALA A TUS AMISTADES Y AMIGOS

YOU LIKE THIS PUBLICATION, RECOMMEND IT TO YOUR FRIENDSHIPS AND FRIENDS

Inicio

Leyenda

Contactanos en: fcoaguilerag@azull.com ó eloceanodelainformacion@azull.com
 

Espacio Publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario