El Océano de la Información
 
  

Espacio Publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

 

 
   

 

OYES O ESCUCHAS ????
 

La mayoría de la gente piensa que es buena oreja, es decir, que son buenos escuchas y que pueden comprender lo que alguien dice cuando habla. Incluso pueden aconsejarlo después si es el caso de un amigo con problemas del corazón, un familiar en aprietos o un colega del trabajo que está pasando por mal momento. Creemos que tenemos siempre el mejor consejo bajo la manga cuando ni siquiera hemos comprendido el problema de nuestro interlocutor en realidad.

La habilidad de oír es casi siempre innata pero la habilidad de escuchar realmente debe desarrollarse y practicarse. Escuchar significa poner atención y hacer un esfuerzo consciente de procesar lo que se oye, hay que tomar un rol activo.

Solemos pasar por alto esta diferencia aún cuando es importantísima para lograr una buena comunicación con otros. Es común que oigamos a alguien hablar pero que esto nos entre por una oreja y salga por la otra. La capacidad de escuchar activamente, es básica para comunicarnos con otros, además de que da resultados excelentes para mejorar la memoria y relaciones pues cuando hacemos esto nuestro cerebro realmente procesa un mensaje.

Un artículo publicado en Questia.com, afirma que solemos recordar solo del 25 al 50 por ciento de lo que escuchamos, pero un escucha activo puede elevar sustancialmente este porcentaje.

Además la nota nos dice que existen muchas barreras que pueden impedir que alguien escuche realmente como por ejemplo tener preocupaciones, estar en un lugar donde hay muchos ruidos incidentales, te sientes incómodo físicamente por ejemplo si te duele la cabeza o tienes ganas de ir al baño, el recibir demasiada información o el aburrimiento.

 

Este último es un problema pues “nuestra mente puede procesar información de 600 palabras por minuto, mientras que alguien solo puede hablar un promedio de entre 100 y 140 palabras por minuto; como resultado nuestra mente tiene suficiente tiempo como para comenzar a deambular por otros pensamientos, lo que significa aburrimiento.” Por esto que es importante poner extra atención y practicar para que nuestra mente no se vaya de vacaciones cuando requiramos ser escuchas efectivos.

También existen muchos trucos mentales que te permiten creer que estas escuchando cuando en realidad no es así. Hay quienes son escuchas selectivos, pues oyen solo lo que quieren o les conviene; escuchas falsos, que fingen escuchar mientras su mente ya va en un avión camino a la playa; los interruptores, que nunca dejan a alguien terminar sus ideas y las completan con su propia experiencia; los escuchas impacientes, que ya están preparando su respuesta aún cuando el otro no termina de hablar.

 

Para evitar caer en estas trampas es importante tomar los siguientes tips que nos regala el artículo:

-    Decide por qué estás escuchando a esta persona, el darle una razón a esta conversación inmediatamente te convierte en parte activa de la misma. Ya sea que escuches por diversión, para resolver un problema, para aprender algo o simplemente para comprender a alguien más. El saber realmente por qué escuchas a alguien te ayudará a saber que tipo de atención debes comprometer.

-    Dale toda tu atención a quien está hablando, si es necesario muévete a un sitio donde no haya tanto ruido. Esto te ayudará a concentrarte mejor en el mensaje.

-    Procesa el mensaje. Una vez que estás escuchando revisa si realmente estás entendiendo, si no pregunta o haz un resumen mental de lo que la persona trató de decir para luego corroborarlo.

-    Procura no hacer juicios mientras estás escuchando, es mejor pensar en preguntas abiertas para que puedas comprender con mayor plenitud lo que la otra persona está tratando de comunicar.

-    Una vez que has comprendido entonces puedes conscientemente recapacitar si lo que la situación requiere es de tu consejo, tu ayuda, tu empatía, pero obviamente el haber llevado a cabo todo este proceso te hará mucho más atinada en tus acciones.

Ser un buen escucha te hace mejor amigo, mejor profesional y en general te permite comprender de forma más cabal al resto del mundo. Nos han enseñado que tenemos que decir mucho, pero en casos no nos han permitido ser mejores oídos. Una vez leí una frase de Jimi Hendrix quien dijo, “El conocimiento habla. La sabiduría escucha.”

Y tú, ¿te consideras buen escucha? ¿Crees que es importante saber hacerlo?

 

  La tienda en línea de Azull y Amazon.com ¡¡ más de 1000 productos que marcarán un estilo de vida diferente !!
  The on-line store of Azull and Amazon.com ¡¡ more than 1000 products that will mark a different lifestyle !!

 

TE GUSTA LA PUBLICACION, RECOMIENDALA A TUS AMISTADES Y AMIGOS

YOU LIKE THIS PUBLICATION, RECOMMEND IT TO YOUR FRIENDSHIPS AND FRIENDS

Inicio

Empresa ESR

Leyenda

Planeta Ecológico
  Contactanos en: fcoaguilerag@azull.com ó eloceanodelainformacion@azull.com  
 
 
   
 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario